LOS ACEITES ESENCIALES

LOS ACEITES ESENCIALES



Los aceites esenciales o esencias, son sustancias fuertemente aromáticas muy inestables, poco densas que se evaporan con facilidad, utilizadas en la fabricación de perfumes, jabones, alimentos, medicamentos, o para aprovechar sus cualidades curativas en aromaterapia. A pesar de su nombre, no son aceites, sino una mezcla de productos naturales muy frágiles y volátiles, producidos por los vegetales y las glándulas de algunos animales. Pueden combinarse entre si, y a menudo contienen hidrocarburos, alcanfor, alcoholes, cetonas, y éteres, Pueden destilarse sin descomposición, no son miscibles en el agua pero si son solubles en alcohol grasas, ceras, aceites vegetales. y éter y tienen la virtud de desprender aromas intensos con los que comúnmente identificamos a muchas flores y plantas. Cada aceite tiene sus propias características, que se modifican o enriquecen al mezclarlos con otros aceites. Se encuentran pequeñas gotas de esencias en la piel de las frutas, en las hojas y en la madera y en las flores, y en las glándulas de algunos animales.
Las esencias pueden producirse extrayéndolas directamente de las plantas (esencias naturales) o bien sintéticamente. Las plantas los elaboran como protección contra las enfermedades, o para atraer a los insectos beneficiosos en el proceso de polinización de su polen. Se encuentran en distintas partes de las plantas. En las flores, en hojas, en maderas, en raíces, en resinas, y en la piel de los frutos, o en todo el vegetal, como pasa en los árboles de eucaliptos. Los terperoides son uno de sus componentes principales. Son lípidos muy importantes en muchas interacciones biológicas y en funciones primarias como en la formación de la clorofila, en algunas hormonas, y en la fijación de proteínas en las células.

LOS ACEITES ESENCIALES NATURALES EN AROMATERAPIA


Además de sus conocidas aplicaciones en perfumería, y que estudiaremos posteriormente, también se utilizan en medicina tradicional, en herboristería y en aromaterapia, para producir efectos saludables, como calmantes o efectos curativos de heridas o efectos antibacterianos, bien a través de su respiración con vapor de agua caliente conteniendo esencias disueltas, o bien aplicándolos sobre las partes a tratar disueltos en aceites o en agua. También se emplea en combinación con el masaje terapéutico y en otras técnicas. En el área tratada, los aceites esenciales penetran directamente en el corriente sanguíneo a través de los vasos capilares, y sus efectos son más rápidos y efectivos que con la ingestión de medicamentos por vía oral. Además utilizarse en la cura de problemas físicos su aplicación en la cura o alivio de problemas psicológicos es importante, Los aceites que se evaporan rápidamente se consideran emocionalmente estimulantes, mientras que los que se evaporan lentamente tienen un efecto calmante.


Actualmente, debido a su escasez y a su alto precio (se necesitan 30 rosas para conseguir una gota de esencia) la mayoría de los aceites esenciales que se distribuyen en los comercios, son derivados de la síntesis de la hulla o de hidrocarburos, y por lo tanto sin una garantía de utilidad para su empleo en aromaterapia. No obstante, si el precio de la esencia natural fuese demasiado alto, pueden utilizarse las aguas procedentes de su destilación, ya que conservan sus mismas propiedades. En la antigüedad, además de ser utilizarlos en cosmética, eran conocidos por sus efectos psicológicos, por sus efectos como refuerzo de los mecanismos de defensa del organismo y como purificadores de las toxinas corporales.
Últimamente su uso en aromaterapia como curativo se ha intensificado y diversificado a través de aplicaciones directas sobre la piel, inhalaciones, como aditivos del agua de baño, como componentes de múltiples medicamentos, en muy bajas concentraciones que acostumbran a variar entre el medio por ciento al uno por ciento. Hay que tener en cuenta que nunca en ninguna parte del cuerpo, deberán aplicarse concentraciones superiores al 3%. La elección del aceite esencial y sus proporciones de mezcla es más fruto de la experiencia que de las normas que puedan darse, y por lo tanto, habrá que tener en cuenta el conjunto de conocimientos y experiencias del aroma-terapeuta, ya que la variedad de aceites y sus aplicaciones es muy amplia.
Los aceites naturales contienen agentes activos que pueden tener importantes efectos psíquicos, y su aplicación siempre debe ser llevada bajo la dirección de un aromaterapeuta.


Solo se pueden tomar por vía oral bajo un estricto control de un profesional cualificado. Algunos como el eucalipto, ajenjo y salvia no pueden ingerirse nunca. Muchos aceites esenciales como las almendras amargas, mostaza, ruda, Artemisa etc.,son muy tóxicos y no deben utilizarse nunca en aromaterapia. Otros aceites esenciales como la hoja de canela, el enebro, limón, alcanfor blanco, pimienta negra, goma de eucalipto, menta, jenjibre, tomillo, aguja de pino pueden ser muy irritantes para la piel si se aplican en una concentración suficientemente alta, o sin mezclarla con otro aceite o loción transportadora
( aceite o loción empleado para diluir aceites esenciales para su uso en masajes y otras aplicaciones en la piel. Los aceites esenciales basados en cítricos son fototóxicos (naranja amarga, naranja dulce, lima, limón, pomelo, mandarina) , y causan una reacción cutánea perjudicial si se expone a la luz solar directa dentro de las cuatro horas posteriores a su aplicación.
Hay personas que ignoran que son alérgicas a algunos aceites, por lo que todos deben realizar una pequeña prueba cutánea antes de utilizar cualquier aceite esencial nuevo. Las pruebas cutáneas se realizan con parches en los que se aplica, cerca de la muñeca, una pequeña cantidad de aceite diluido que se cubre durante doce horas. Si aparece un enrojecimiento o irritación hay que evitar este aceite, o si se viera que la causa del problema es un exceso de concentración podría realizarse una segunda prueba con el aceite más diluido. De todas formas, hay que tener en cuenta que cualquier persona que experimente una reacción alérgica a un aceite esencial, debe abandonar su uso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *